Miedo

unnamed

Una noche más lo ha vuelto a hacer. Es la tercera vez que queda con ella y vuelve a desaparecer en mitad de la noche. No soporta su respiración detrás de la nuca, ni las manos que lo tocan sin tener sexo entre ellas. Recoge su ropa, su corazón y su valentía y se marcha.

Suena el portazo del miedo y ella despierta hecha mierda.

El miedo al amor, perdón, la mierda del amor.

Sonia


Si cambiáramos todos los medios por los miedos, tendríamos miedos de comunicación, miedo ambiente, el fin justificando los miedos y, sobre todo, al del miedo de los Chichos.

Pues no es tan descabellado porque, cuando fuera al revés, cada vez que estuviéramos asustados tendríamos medio, y estaríamos drogándonos.

Santi


MIEDOCRIDAD: Enhorabuena, en esta sociedad la miedocridad es una virtud. Eres peor que malo, eres regular tirando a malo, y encima temes que los demás se den cuenta. El miedo, al de arriba, al de quedarte sin trabajo al qué dirán, te hace valioso, muy valioso, como trabajador y como jefe. Estás arriba pero estás abajo. Ni rojo ni blanco, eres rosa. Enhorabuena. Mitad cobarde, mitad flojo. Eres mitad de todo pero no eres ni medio hombre. Al leer estas palabras has pensado primero que era una errata y luego que están hablando de ti, que es desagradable que la gente escriba cosas insultantes, te jode, te cabrea, pero aún así  no vas a hacer nada, porque eres un miedocre.

@Aguafrita


Hago al niño, niño.
Hago al viejo, viejo.
Hago al débil, débil.
Hago al fuerte, fuerte.

Frederic Hierro

Anuncios

Un comentario en “Miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s