Paraguas

unnamed

Hoy estoy preparado, parece que es el día, el más oscuro de toda la semana. Vuelvo a pisar de nuevo la calle, a sentir el agua en mi cuerpo, a notar tus manos sujetándome con fuerza. A que me vuelva a dar el viento en la cara. Hoy llueve. Hoy nieva.

Sonia


Con una sola no, pero en cuanto caen un par de aguas se abren sin miedo. Se abren y despliegan todo su arsenal, defendiendo a su portador no solo de líquidos sino también de cualquier indeseable que pase a su alrededor. El único inconveniente es que, si hace viento, solo puede quedar uno.

Santi

Abanicos

ABANICO

Creador de ráfagas de brisa, ejercitador de brazos, complemento de señoras, maneras de expresarse, si me cubro con él te quiero, si lo cierro no.

Así que, señora del metro, deja de decirme que no me quieres y mueve el abanico por favor.

Sonia


El abanico, ese gran ventilador manual que tiene hasta lenguaje propio, que se abre y se cierra con un movimiento de muñeca y que acaba con la sudada de pastillas en las mejores discotecas.

Santi

Pipas

PIPASEJEMPLO9

 

Unos las chuperretan, otros mueven su boca con gracia hasta lograr abrirlas, perezosos que las compran peladas. Tijuana, beacon, insípidas, saladas que pastosean la boca. Que vuelvan los bancos para poder sentarse, y que vuelvan las pipas, saladas, muy saladas.

Sonia


¿Quién fue el primero en echarles sal? ¿Quién decide y prueba los sabores antes de salir al mercado? ¿Por qué el sabor está en la cáscara y no en la pipa? ¿Por qué no venden solo cáscaras de pipa?

Santi