Miedo

unnamed

Una noche más lo ha vuelto a hacer. Es la tercera vez que queda con ella y vuelve a desaparecer en mitad de la noche. No soporta su respiración detrás de la nuca, ni las manos que lo tocan sin tener sexo entre ellas. Recoge su ropa, su corazón y su valentía y se marcha.

Suena el portazo del miedo y ella despierta hecha mierda.

El miedo al amor, perdón, la mierda del amor.

Sonia


Si cambiáramos todos los medios por los miedos, tendríamos miedos de comunicación, miedo ambiente, el fin justificando los miedos y, sobre todo, al del miedo de los Chichos.

Pues no es tan descabellado porque, cuando fuera al revés, cada vez que estuviéramos asustados tendríamos medio, y estaríamos drogándonos.

Santi


MIEDOCRIDAD: Enhorabuena, en esta sociedad la miedocridad es una virtud. Eres peor que malo, eres regular tirando a malo, y encima temes que los demás se den cuenta. El miedo, al de arriba, al de quedarte sin trabajo al qué dirán, te hace valioso, muy valioso, como trabajador y como jefe. Estás arriba pero estás abajo. Ni rojo ni blanco, eres rosa. Enhorabuena. Mitad cobarde, mitad flojo. Eres mitad de todo pero no eres ni medio hombre. Al leer estas palabras has pensado primero que era una errata y luego que están hablando de ti, que es desagradable que la gente escriba cosas insultantes, te jode, te cabrea, pero aún así  no vas a hacer nada, porque eres un miedocre.

@Aguafrita


Hago al niño, niño.
Hago al viejo, viejo.
Hago al débil, débil.
Hago al fuerte, fuerte.

Frederic Hierro

Anuncios

Silencio

Silencio Redactados

Si lo que vas a decir no es más bello que lo que estoy viendo ahora mismo en el móvil, no lo digas.

Sonia


Quien calla, otorga. Así acabó aquel mudo en la cárcel. Acusado por un crimen que no cometió, pero del que tampoco soltó prenda. Bueno, alguna muda sí le soltaron, pero ni era su mujer ni aquello le provocó placer. Como tampoco le gusta que la justicia sea ciega, porque no puede ver las palabras que pronuncia. Palabras que están compuestas por la h de hombre y la p de psicología. Palabras que se las lleva el viento; quien cuando es aire, otorga.

Santi

Libros

LIBRO-REDACTADOS

Y lo hice de nuevo, cuando pensaba que ya había aprendido la lección. Cuando juré que nunca más volvería a hacerlo. No pude evitarlo, me salió. Típico que no te das cuenta, que lo haces sin pensar. Sé que nunca más viajarás a mi lado…

Porque cuando dejas un libro, nunca más vuelves a verlo, aunque le pongas tu nombre dentro.

Sonia


Lo primero que le llamó la atención fue su apariencia, porque aunque iba de duro sabía que se lo podía meter en el bolsillo. Y es que tenía ante sí una gran aventura, él tenía las palabras sin las que ella se había quedado al verle.

Por eso decidió devorarlo cogiéndolo entre sus manos, chupándose los dedos. Hasta que llegó el momento de pasar página.

Santi


Sabes como un libro en su penúltima hoja.

Aída (Colaboradora)

Desayuno

desayuno

Llena la cafetera con medio litro de besos en el cuello, echa un par de cucharadas de húmedas caricias y añade un poco de empalme mañanero, que necesito algo caliente para despertarme.

Sonia


Un buen desayuno es aquel en el que te lavas más las manos que la cara.

Santi

Semana Santa

semanasanta

Cargar la sombrilla hasta la playa; llevar a cuestas la nevera; andar descalza por la arena; acariciar el agua con la mano; tocarme el cuello, la barriga y las muñecas antes de bañarme; que se me pongan los pelos de punta al salir del agua; llorar porque me tengo que marchar. Esta es mi Semana Playa.

Sonia


Paso de los pasos del pasado que dan paso a la saeta.

Santi

 

San Valentín

SAN_VALENTÍN

Lo siento, me enamoré de ti y no pude evitarlo. Estábamos hechos para estar juntos. La misma forma de hablar, cada palabra, cada pensamiento. Solo tu aroma me estremecía y ver tu silueta a lo lejos encogía mi estómago.

Lo siento, porque cambiamos, yo me fui, tú te quedaste.Yo no tenía ningún futuro a tu lado, tenía que irme lejos, crecer, aprender. Tú te quedaste ahí, sin moverte, sin hacer nada.

Pero a pesar de todo, cada vez que vuelvo a verte, me da alegría, me haces sentir como en casa, me haces recordar los buenos momentos, lo que vivimos. Pero no puede ser.

Lo siento, me enamoré de ti, pero nunca más podremos estar juntos, Cádiz.

Sonia


Cupido te ha escupido y te has convertido en estúpido. Pero en nombre del amor te pido que seas intrépido, que te aventures en un mundo de sensaciones donde nada será insípido. Déjate llevar rápido y disfruta aunque seas tórpido, siempre te irá mejor que a un gépido. Dicho esto me despido, esperando que el corazón no te hayan rompido.

Y recuerda, ahora solo te queda un velo tupido, ¡corréte y corrélo!

Santi


El amor no correspondido es como rellenar con agua el bote del gel. Tú sigues porque crees que en el fondo hay algo, pero la realidad es que más te vale ir buscándote uno nuevo.

Alicia (colaboradora)

Paraguas

unnamed

Hoy estoy preparado, parece que es el día, el más oscuro de toda la semana. Vuelvo a pisar de nuevo la calle, a sentir el agua en mi cuerpo, a notar tus manos sujetándome con fuerza. A que me vuelva a dar el viento en la cara. Hoy llueve. Hoy nieva.

Sonia


Con una sola no, pero en cuanto caen un par de aguas se abren sin miedo. Se abren y despliegan todo su arsenal, defendiendo a su portador no solo de líquidos sino también de cualquier indeseable que pase a su alrededor. El único inconveniente es que, si hace viento, solo puede quedar uno.

Santi

Incertidumbre

Quiero vivir en un mundo de incertidumbre, donde nadie sepa nada seguro.

Vivir siempre con la esperanza de que pueda pasar lo que queramos que pase, de que pueda existir lo que queramos que exista.

Vivir donde la imaginación pueda hacerse realidad.

Sonia


La corteza de la certeza es tan blanda como una cereza, porque en cuanto te bebes una cerveza y se te vuelve a pasar por la cabeza, por mucho que alguien te diga “reza” o lo importante que es la limpieza, te dará pereza y ya no te parecerá tanta su belleza. Su alteza dispondrá pues de la braveza y la agudeza para, sin ninguna bajeza pero con toda destreza y firmeza que aportan tal grandeza, gozar sin que pese alguna impureza en la fuerza para acometer la proeza de vencer la incertidumbre. Y todo ello sin que se convierta en una rareza, ¡menudo pieza!

Santi


Incertidumbre, penumbra desdichada que dibuja sombras de miedo y ogros en la pared de mi cabeza.

Vete lejos, ven certeza.

Silvia (Colaboradora)

Pizza

Se despertó desnuda encima de la mesa rodeada de un polvo blanco. Unas manos la tocaban, no la dejaban levantarse de la mesa. De repente sangre, de repente blanco, de repente cosas, de repente calor, de repente nada.

Sonia


Cuando tienes todos los ingredientes la cosa está redonda y, cuando se calienta, se convierte en La Masa. El problema llega cuando no estás fino, porque te pones borde y la gente siempre te deja de lado.

Santi

Migraña

-2

La luz te molesta, la oscuridad ahora es tu aliada. Aunque se te haya quitado el hambre, tienes que comer para no debilitarte. Es el momento de que te alimentes de la sangre de un ser humano.

Sonia


La migraña es un personaje milenario que perteneció a la casa de las jaquecas, descendientes de la familia de las cefaleas, cuya estirpe fue expulsada de sus tierras en la aclamada Guerra de los Ibuprofenos 600. Desde ese día sus almas vagan por la tierra con sed y venganza; por eso se introducen en las cabezas de la gente para infringirles el mayor dolor jamás imaginado, consiguiendo así que sus víctimas ingieran cualquier medicamento que contenga residuos de sus enemigos y conseguir recrear la sangrienta batalla de nuevo.

Santi